San Antonio de Padua
 

LA FIESTA DE SAN ANTONIO DE PADUA  EN  CASTROPODAME

                                               ---------------

Un año mas se celebra en Castropodame, la fiesta de S. Antonio de Padua; evento este que para todos suele traer buenos recuerdos bien por haberlos vivido o por “oídas”, de alguno de sus antecesores. Esta fiesta como cualquier otro evento histórico transmitido de generación en generación, ha ido paulatinamente experimentando distorsiones de la realidad; que es preciso corregir para poner las cosas en su sitio: la historia analizada con criterios racionales y científicos por un lado y por el otro los dimes, diretes, “creiques”, penseques, chismorreos y leyendas.

Hace ya bastantes años en mi libro sobre la Historia de la Antigua Real Villa de Castropodame (cap. XXXII), publiqué un extenso análisis sobre este asunto. No procede pues repetir lo ya entonces escrito (y supongo que leído por casi todos), pero si recordar las digamos notas esenciales del mismo.

-La Fiesta de S. Antonio de Padua en Castropodame, tiene sus orígenes en el testamento de un cura; Paulo García, que ejerció su oficio en el pueblo desde el 10 de junio del año 1600 al 29 de diciembre del año 1624, fecha en la que falleció.

-Dicho párroco en su testamento, dejó una serie de fincas para que con el rendimiento de las mismas se pudiesen decir una serie misas u oraciones que -confiaba- sirviesen al mencionado sacerdote para “la vida futura”. Era entonces algo muy habitual. No viene al caso explicar lo que la religión cristiana enseña respecto a lo que nos ha de ocurrir tras la muerte.

-La relación de fincas es la siguiente: una huerta en La Veiga (quizá en el paraje hoy llamado Huerta de la Rodera); otra finca en La Silva, un prado en Valdesamartino y tres linares mas en un paraje que no se especifica en el documento fundacional de la entonces llamada “obra pía” y que según otros documentos posteriores parece que estaban en Villar.

- Lo que Paulo García pidió en su testamento es que el día de S. Antonio de Padua le dijesen DOS misas una rezada y otra cantada y además con ofrenda de pan, vino y cera. Asimismo dejó al cargo del Concejo de Castropodame  (autoridades locales) que se dijesen las dichas DOS misas y por el trabajo de ello   ordenó que el Concejo recibiese todos los años (“perpetuamente e para siempre xamas”), SEIS cuartales de trigo y DOS cantaras de vino, para que los consuman dicho día encomendando a Dios al señor cura difunto.

Creo interesante hacer hincapié en que el fundador de todo este “tinglado” en ningún momento dijo –como muchos de los vecinos creen- que hubiese que rezar 100 “paternóster”. Eso lo escribieron eso si en un documento realizado muchos años después, exactamente en el año 1780, siendo cura de Castropodame un tal D. Manuel Caminero, el cual llevó a cabo una serie de obras en la Casa del Cura, que le dieron casi con total seguridad el aspecto con el que llegó hasta el siglo XX, que es como la recordamos los presentes. El despiste  cometido siendo cura D. Manuel Caminero, dio pie para que muchos años después, exactamente en el año 1950, otro cura de Castropodame (este ya conocido por muchos de los presentes) D. Aurelio Vázquez Barrios, volviera a meter la pata ya que al investigar el asunto consultó el documento del año 1780, pero no el documento fundacional es decir el texto del año 1624. La certificación que escribió de su puño y letra el cura que muchos aún conocimos, delata pues su despiste. Error tras error.¡¡Cuantos suspensos en Historia habría que poner a tanto despistado¡¡

Está pues comprobado, (por los numerosos documentos que tras la muerte del citado cura y por ende tras la fundación de esta obra piadosa se hicieron); que poco a poco se fue distorsionando la realidad original. Todo ello pese a que en el año 1756, hubo personas en Castropodame que analizando el asunto volvieron a leer el testamento fundacional y dejaron por escrito constancia del mismo; pero no está claro si entendieron en todos sus términos el contenido del mismo, ni tampoco si hicieron algo para corregir ciertas irregularidades que al parecer ya entonces se detectaron respecto a las disposiciones del texto fundacional. Esto pone de manifiesto que esa manía de fiarse de la tradición oral (“contaba mi abuelo,…”, “decía mi padrino,…”); para investigar la Historia suele dar lugar a grandes distorsiones de la realidad.

Por supuesto que hay muchísimos mas detalles que podrían contarse sobre tal fiesta, los problemas que ha generado, las modificaciones, errores, tergiversaciones, malentendidos,…… Hay abundante documentación al respecto, que en parte ya ha sido analizada, pero es un tema que todavía puede dar mucho de si. Por ejemplo no sabemos donde estaban EXACTAMENTE parte de las fincas aludidas en testamente fundacional; pero esto supondría extendernos  muchísimo.

CONSIDERACIONES VARIAS

Por otra parte esta claro que las fincas conocidas actualmente como “Las Fincas de S. Antonio”; son sólo una parte mínima y minúscula de las numerosas que existieron en Castropodame( y en otros pueblos) que estaban grabadas con impuestos de índole religiosa. La documentación hoy conocida pone de relieve que lo que hizo el cura Paulo García era por aquellas épocas algo muy habitual. Es incluso muy posible que el Concejo de Castropodame, recibiese a lo largo de los muchos siglos de su existencia algún encargo mas similar al que le hizo el cura Paulo García y que por las mas diversas causas haya quedado en el olvido. Las fincas y otras propiedades grabadas con impuestos de índole religiosa fueron multitud hasta el siglo XIX. Es un asunto que en el libro sobre la Historia de Castropodame, se trato sólo de modo muy superficial y así se reconoce expresamente en la página 337 del mismo. Aunque no hay un estudio completo (aún,…), no sería descabellado suponer que mas de la mitad de las fincas (y las casas), del pueblo estuvieron en ciertas épocas del pasado grabadas con algún impuesto de índole religiosa.

En todo caso y por si alguien se inquieta pensando que cualquier día aparecerá algún documento en base al cual y con cargo a una de sus fincas debe decir una abultada cantidad de misas, hay que señalar que hace ya muchos años que por ley desaparecieron toda una serie de cargas de origen religioso (Leyes de Desamortización del siglo XIX) y por otra parte, es muy difícil saber donde estaban exactamente las esquinas o términos de fincas que hubo hace siglos. Así pues no debe haber motivo de inquietud.

¿Qua sabemos sobre el cura que fue de Castropodame, D. Paulo García?. Pues realmente muy poco. Hay eso si ciertos detalles sobre su vida que con un poco de paciencia y analizando viejos documentos, pueden conocerse. En esta tarea estoy.

Por último y puesto que lo único que tenemos del cura de Castropodame, que fundó esta curiosa fiesta, son sus escritos, adjunto varias partidas de bautismo de los inicios del siglo XVII, escritas de su puño y letra. Quizá algún experto en grafología sea capaz de deducir ciertos rasgos de su personalidad a través de la escritura.

                        Castropodame, 11 de junio de 2011-06-11

Rogelio Meléndez Tercero

Para ver imagenes en grande, pincha sobre ellas.

Paulo


San Antonio 2011:
San Antonio 2011.jpg
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=