Formación de calles
 

La formación de las calles bien podría haber sido originada por antiguos canales y surcos de agua que alimentaron explotaciones auríferas en un sistema similar a Las Médulas. La cercana Cueva del Carralón y la del Moro son prueba de ello y pudieron proporcionar a las arcas del Imperio Romano varias toneladas del preciado metal. Así  pues estas cuevas han sido una de las principales atracciones, las Cuevas de Castropodame son los restos, que se conservan en un increíble buen estado aunque su acceso no sea el más idóneo en la actualidad, de una explotación  de oro romana en un yacimiento primario, aunque también se encuentran restos de varios lavados superficiales.

Fundamentalmente es una explotación de varios filoncillos de cuarzo, probablemente aurífero, mediante galerías subterráneas que, en algún caso aún se encuentran intercomunicadas. Realmente son dignas de ver las distintas galerías, algunas semihundidas, en las que hay pozos verticales, huecos de grandes dimensiones y hasta tramos de galerías en las que se aprecian las huellas de los golpes de las herramientas con que se efectuaron, pero esto entraña riesgos que solo deben ser asumidos por expertos. Un paseo por los vericuetos que restan de las explotaciones superficiales, con una visita al exterior de las minas puede ser muy gratificante.


 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=