Estudio de la estabilidad
 

5.-ESTUDIO DE LA ESTABILIDAD

            En los momentos actuales la distancia mínima de la base de la ermita (esquina NE) a la cabecera del talud es de 3m.como se ha señalado. ¿Cuál ha de ser la distancia límite?. Dicho de otro modo ¿hasta qué distancia de la base de la ermita se puede acercar la cabecera del talud ANTES de  que el suelo ceda?. Si conocemos este dato y logramos determinar además el ritmo de avance del talud, podremos saber de modo razonable el tiempo que tenemos para actuar.

Este es un clásico problema de estabilidad de taludes, que los técnicos y estudiosos de ingeniería geológica abordan de modo cotidiano mediante procedimientos físico-matemáticos similares a los empleados para calcular por ejemplo la presión que el agua ejerce en la parte mas profunda de un depósito. Aunque el análisis matemático de las fuerzas que tienden a desmoronar el talud (el peso de la ermita por ejemplo) y las que tienden a evitarlo (la cohesión del terreno entre otras); pueda parecer algo complicado; hace ya varios siglos que diversos investigadores han desarrollado estudios que permiten abordar estos problemas. Coulomb en el siglo XVIII, O. von Mohr en el siglo XIX y otros muchos ya en el siglo XX, como Taylor, Hoek, Bray, Bishop, Jiménez Salas, Jambu, Spencer, Karafiath, Lowe, Morgenstern, entre otros son los autores que desarrollaron estudios que hoy sirven de guía para analizar problemas de este tipo. Por otra parte y ciñéndonos al caso concreto de España el Instituto Geológico y Minero , publicó ya en el año 1987 un “Manual de taludes”, que es una excelente guía. Mas recientemente (año 2002) ha sido publicado un interesante libro titulado “INGENIERIA GEOLOGICA”, cuyos autores son ingenieros de caminos y geólogos coordinados por el Dr.  y  Catedrático de Ingeniería Geológica Luis. I. González de Vallejo.

Sería también muy conveniente hacer un cálculo del factor de seguridad actual de la estabilidad del talud, es decir un cálculo matemático de la relación entre las fuerzas que tienden a sujetar la ermita y las que tienden a la desestabilización. Un estudio geotécnico realizado con rigor serviría para determinar tanto este factor, como la distancia límite hasta la cual puede acercarse el talud a la base de la ermita para llegar al equilibrio  crítico. En el libro citado (Luis I. González de Vallejo) se explican  tres métodos de cálculo (Taylor, Hoek -Bray y Bishop), que se podrían aplicar a este caso; pero para ello se precisa conocer una serie de parámetros geomecánicos  que yo ignoro (densidad, cohesión, ángulo de rozamiento interno,….).

No obstante hay ciertos datos que sí sabemos. Los señalo a continuación.

Hay al menos tres tipos diferentes de terreno bajo la ermita. A pesar de no tener datos de sondeos o calicatas parece lógico suponer que se trata de capas que podemos considerar como prácticamente horizontales y cuyas potencias no son rigurosamente uniformes, ni siquiera en el afloramiento que existe en el entorno de la ermita. Ver fig

 

 Capa1.- Justamente bajo la misma hay una capa de de arcilla.  Su potencia media  es de aprx. 1,2 a 1,5 metro. Su resistencia a la compresión simple debe ser como máximo de 2,5 MPa, asumiendo que la capa mas superficial (cobertura vegetal) tiende a aumentar  la resistencia señalada. Esta capa  se penetra con facilidad por un martillo puntiagudo (de los empleados para “losear”).En las fotos aparece este martillo. Foto Nº 5.

 

 Capa 2.- A continuación haya una capa con arenas y cantos redondeados que es muy similar a la existente actualmente en el lecho del río. Su potencia media es de aprx. 2-3m. Esta capa presenta un cierto grado de  cohesión.

 

Capa 3.- Finalmente hay una arcilla muy compacta que constituye la mayor parte del talud. Los vecinos de Castropodame, la llaman de modo expresivo “barro-peña”. Es la mas resistente pero  no sabemos el valor de su cohesión ni otros datos que seria preciso conocer. Si se ha observado  que además de los planos de estratificación que deben ser horizontales parece presentar unas diaclasas prácticamente verticales (“lisos”) que constituyen los planos potenciales de rotura. Su resistencia a la compresión simple puede situarse entre 5 y 25 MPa Esta capa presenta una consistencia tal que sólo rompe con un golpe de martillo. Si la rotura se produce en las dos capas superiores (y “mas blandas”) será seguramente una rotura circular. La capa mas inferior romperá  mas fácilmente según planos prácticamente verticales.

La anchura de las paredes es de 55 cm. en algunos casos y 70 en otros  y están formadas esencialmente por piedras de cuarcita y pizarras como una gran parte de las viejas paredes de Castropodame. La altura es de 3,9 m (suponemos 4 para tener en cuenta el peso del tejado) y la longitud se puede determinar a través de los planos realizados. Es posible que con estos datos se puedan realizar algunos cálculos de tanteo.

Sabemos asimismo que  es posible acercarse al borde del talud ( a 50 cm. por ejemplo), sin que este ceda bajo el peso de una persona. Quizá sea este también un dato de interés. En cuanto a las características geomecánicas del subsuelo en el que se asienta la ermita y aunque lo mejor sería medirlas quizá –como primer tanteo- se puedan extrapolar datos de otros lugares.

 Otra cuestión que cabría señalar es la presencia de agua en el subsuelo. La cota de la superficie freática coincide con la del río en el borde meridional de su cauce; pero como es lógico bajo la ermita se halla a cotas superiores. No hay datos para saber cual es la situación de la superficie freática.

Asimismo es preciso tener en cuenta el papel que  puede desempeñar una climatología adversa (lluvias intensas por ejemplo) y otros  factores que no siempre es sencillo cuantificar. En definitiva hay que tener en cuenta que los factores que influyen en  la estabilidad de un talud son los siguientes:

-Geométricos.

-Geológicos.

-Hidrogeológicos.

-Geotécnicos.

Todos hay que conocerlos y cuantificarlos.
 

Foto 5.BMP
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=