Articulo de opinion
 
Política de berrinche

MANUEL FÉLIX

LOS POLÍTICOS no profesionales -¡vamos!, los de andar por casa, los del pueblín-, cuando se les suelta la lengua dicen verdades como puños. Hace unos días se rompió el pacto de gobierno en Castropodame, un pequeño municipio del Bierzo, donde un solo concejal del Partido del Bierzo daba la mayoría a un alcalde socialista. La cosa, como los matrimonios o parejas de hecho, se rompió. Y claro, luego vienen las dos versiones de las dos partes contratantes. La vida misma.

El alcalde cesa a su teniente de alcalde por que va demasiado, según dijo, «a su aire, de independiente». Y claro, en los tiempos que corren no se puede dar cuerda larga a la relación, que después pasa lo que pasa. Y el bercianista repudiado, que con un voto político es el que tiene la sartén, dice que no habrá moción de censura, que no se va con otro («ni con otra», que dirían en el Ministerio de la Igualdad).

«No soy partidario de hacer putadas». Sí, tal cual, lo que leen. Con esas palabras lo dijo: moción de censura igual a «putada». Luego, finamente, pidió «perdón por la expresión». En el rural no se andan con eufemismos y al palo le llaman palo, y no zanahoria. Sin embargo, en las ciudades, los profesionales de la política son más finos, más refinados, más políticamente correctos, más chachi. No dicen «putada», dicen «moción», aunque piensen diametralmente lo contrario de lo que afirman.

Luego, en esos lugares más refinados, también hay ramalazos de infatilismo político a la máxima expresión. Me llama la atención la falta de miras e imaginación política de los grupos de oposición al todopoderoso señor del reino de Ponferrada. Sí, tengo que confesarles que pocas tablas tienen los del grupo municipal socialista de Ponferrada, los de Izquierda Unida, los del Partido del Bierzo y los del Movimiento Alternativo cuando practican política de pataleta. Así, creo que no ganarán nunca la alcaldía a Riesco, ni lograrán nada.

La última hazaña que protagonizaron fue el berrinche opositor al proyecto de estación de montaña del Morredero. Creo estar seguro que el alcalde se debe estar desternillando políticamente con lo que tiene en la bancada contraria. La oposición dice que no va al acto público para conocer el proyecto de estación del Morredero, porque no le han dejado participar en su elaboración. ¡Vaya argumento de peso! Yo pondría en pasiva la cosa, y si fuera alcalde no pegaría palo al agua hasta que la oposición me hiciese propuestas. Si eres oposición crea ilusión y en vez de un proyecto Morredero, presenta dos, suma ideas, y luego dile a Riesco que te ignora.

Más fino olfato político tiene el presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, que hay que recordarlo, es del PSOE. Bueno, a lo mejor de otro PSOE, porque aquí uno se acuesta cristiano y se levanta musulmán. José Luis Ramón, no dio plantón al proyecto del Morredero. Es listo, inteligente, utiliza el sentido común. No practica los desaires, y eso suma y suma. Fue a la reunión con Riesco, no se intoxicó por ello, vio y al final, pues sentó su cátedra: Es un gran proyecto, pero falta el dinero. Y la oposición ¿Qué hizo?. Nada, el ridículo. Y así, claro, el congreso del PP fue un paseo relajado para los peperos del Bierzo.

Fuente: www.diariodeleon.es
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=