20 - 07 - 09
 

700 vecinos y una paella

Las jornadas de convivencia de Castropodame alcanzaron ayer su séptimo año consecutivo y el final de un ciclo

El municipio de Castropodame cerró ayer, en la localidad cabecera, el ciclo de jornadas de convivencia que, en los últimos siete años, ha reunido en el mismo lugar a los habitantes de cada una de las localidades dependientes de ese ayuntamiento.

Desde la tradición y el arraigo, las jornadas de convivencia se han ido celebrando en las diferentes localidades del municipio, siendo la presente -”celebrada en Castropodame-” la que marca el final de un ciclo que los vecinos esperan retomar volviendo a Calamocos en el 2010. «No queremos dejar ataduras ni compromisos a nadie, pero consideramos que esta celebración es la mejor forma de conseguir que los vecinos de los diferentes pueblos se vean y compartan inquietudes y pareceres, ya que la mayoría solo visitan otros pueblos en los entierros», aseguró el alcalde, Julio Anta.

Lo acertado de esta iniciativa se pone de manifiesto en el grado de participación popular. Cada año, el número de asistentes se aproxima a los 700 comensales. Una paellada popular, elaborada en una olla gigantesca, marca el acto central de las jornadas, complementadas en horario de tarde con juegos, hinchables para los más pequeños y bailes.

Las altas temperaturas registradas durante el día de ayer dispersaron a los participantes a la hora de comer en diferentes entornos, si bien la nave vecinal reunió a la mayor parte de los comensales. Numerosas familias optaron por instalarse bajo la arboleda del parque anejo al reloj solar de Castropodame.

La actividad, organiza por la Concejalía de Cultura y Fiestas del Ayuntamiento de Castropodame, parte de un presupuesto inicial de 6.000 euros. Cantidad que consigue multiplicarse gracias a la colaboración de casas comerciales y de los propios vecinos del municipio.

Fuente: www.diariodeleon.es


 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=